Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies. Aceptar

Blog

« Volver

Reportajes de boda: La importancia del diseño y de la calidad en los trabajos

2 octubre, 2015 ALBERTO PÉREZ DE LA FUENTE Artículos No hay comentarios

reportajes de boda

El día que uno contrae matrimonio es uno de los días más importantes en su vida. Seguramente si estás pensando en contraer matrimonio, tanto tú como tu pareja deseáis inmortalizarlo, de manera que después de uno, cinco, diez o muchos años más, podáis recordar ese momento tan maravilloso. Además, vuestros futuros hijos, sobrinos, e incluso nietos, podrán repasar ese acontecimiento tan feliz. Esta es la razón de ser de los reportajes de boda.

Todo comienza cuando contactáis con el fotógrafo. En mi caso, os mostraré mi plan de trabajo, es decir, lo que ofrezco antes, durante y después del enlace. Podéis pedirme que os muestre los proyectos que he llevado a cabo, para tener una certeza absoluta sobre la calidad y dedicación de mi trabajo. Además, estaré encantado de que me expliquéis claramente cuáles son vuestras perspectivas y objetivos. Por ejemplo, quizá deseéis capturar ciertos momentos durante la fiesta. O tal vez preferís una sesión fotográfica más controlada y relajada, ya sea antes o después de la boda.

Ser fotógrafo de bodas abarca más que saber manejar hábilmente una cámara. Implica ayudar en la elección de buenas localizaciones y determinar las condiciones óptimas para que el entorno realce la belleza de los novios. Conlleva dar sugerencias en lo que respecta a maquillaje y vestido, de manera que el rostro y porte de los enamorados refleje la solemnidad de la ocasión, pero sin llegar a un extremo que haga que pierdan naturalidad. Entraña buscar el ángulo, iluminación y combinación de colores que más favorezca a la pareja. Un fotógrafo de bodas es detallista y meticuloso; y ante todo, ama su trabajo.

Como experto en reportajes de boda no veo a los futuros esposos como meros clientes. Procuro hacerme amigo de ellos; hacer que se sientan cómodos. Basado en mi experiencia, brindo las recomendaciones oportunas. Me tomo el tiempo necesario para seleccionar las mejores imágenes y utilizo materiales de calidad a fin de que el resultado supere las expectativas. Hacer más de lo estrictamente necesario y llevar a cabo mi labor sin estar viendo el reloj, porque mi trabajo me apasiona. Estas cualidades no las puedo ocultar; se hacen evidentes.

Recordad que el fotógrafo se convertirá en vuestro cómplice el día del enlace. Le estáis confiando la conservación de lo que será un recuerdo muy entrañable. Así que es necesario dedicar tiempo y ejercer el cuidado necesario en la elección de los detalles. El principal objetivo es que la felicidad del día de vuestra boda os acompañe por siempre.

Etiquetas:

« Volver

Comentar Post →

Comentar el Post